SAPD
Sociedad Andaluza
de
Patología Digestiva
Iniciar sesión

Visualizaciones 1.103

CO-26. EVALUACIÓN DE NUEVOS BIOMARCADORES POTENCIALES PARA EL DAÑO HEPÁTICO INDUCIDO POR FÁRMACOS


García Cortés M1, Cueto Sánchez A2, Sanabria Cabrera J2, López Longarela B3, Martinez Gómez E2, Sanjuán Jiménez R2, Ortega Alonso A4, González Grande R5, Jiménez M5, Díaz Mochón JJ3, Lucena González MI2, Robles Díaz M1, Stephens C2, Andrade RJ1

1UGC Gastroenterología y Hepatología. Complejo Hospitalario de Especialidades Virgen de la Victoria, Málaga. 2Departamento Farmacología Clínica. Ibima. Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, Málaga. 3Laboratorio Investigación. DestiNA Genomic S.L., Granada. 4UGC Gastroenterología y Hepatología. Ibima. Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, Málaga. 5UGC Gastroenterología y Hepatología. Complejo Hospitalario Regional de Málaga, Málaga.


Keywords

hígado dili hepatotoxicidad

Introducción

El objetivo de nuestro estudio fue evaluar el potencial de la osteopontina, citoqueratina 18, y miR-122 como biomarcadores de DILI.

Material y métodos

Se recogieron muestras de sangre de casos adjudicados de DILI y hepatitis viral (VH) en el día 1 (reconocimiento), el día 7 y el día 30 o posterior (>30). Además, se recogieron muestras de controles sanos en una única visita. La OPN se analizó mediante ELISA en plasma de 28 casos DILI, 18 VH y 30 controles. La ccK18 y K18 se analizaron mediante ELISA en suero de 14 DILI, 13 VH y 36 controles. Por último, el miR-122 se analizó en el suero de 21 DILI, 17 VH y 25 controles mediante la plataforma de lectura SIMOA (Quanterix), en colaboración con la empresa DestiNA Genomics.

Resultados

Mediante un análisis de curva ROC la OPN, ccK18 y K18 permitieron distinguir los casos DILI de los controles sanos el día 1 (AUC: 0,8877, 0,9841, 0,9583, respectivamente). Los valores correspondientes para VH frente a los controles fueron 0,6185, 0,9957, 0,9915, respectivamente. Sin embargo, la OPN, cck18 y K18 tienen menos potencial para distinguir entre DILI y VH (0,7325, 0,7253, 0,6758, respectivamente). La capacidad de diferenciar DILI y VH de los controles fue bajando para los tres biomarcadores en las siguientes visitas (día 7 y >30). La OPN permitió diferenciar los casos con un desenlace grave (muerte/trasplante hepático: 5 DILI y 2 VH) de los casos con un buen desenlace (0,9111). El miR-122 también distinguió los casos DILI y VH de los controles (0,9929, 0,9950), pero no los DILI de los VH (0,5089). Cuando se realizó un análisis de correlación de Spearman, la OPN se correlacionó débilmente con la puntuación INR y MELD (r=0,40, 0,49, p<0,005), pero no con ALT o bilirrubina total. Mientras que la ccK18 y K18 se correlacionaron con ALT (r=0,64, 0,70, p<0,0001), y mir-122 se correlacionó débilmente con INR (r=0,53, p<0,0001) y con ALT (r=0,6493, p<0,0001).

Conclusiones

La ccK18 y K18 diferencian mejor a los pacientes DILI y hepatitis viral de los controles sanos. La Osteopontina parece tener un mejor valor pronóstico presentando elevaciones en una etapa temprana en pacientes con un desenlace grave, independientemente de la etiología. Finalmente, nuestros resultados sugieren que la OPN, ccK18, K18 y miR-122 tienen potencial de convertirse en biomarcadores de daño hepático agudo, pero no parecen ser específicos para DILI si se utilizan de forma individual.


Volver