SAPD
Sociedad Andaluza
de
Patología Digestiva
Iniciar sesión
Buscar en la RAPD Online
This work is licensed under

CC BY-NC-ND 4.0
RAPD 2021
VOL 44
N5 Extraordinario 2021

Descargar número completo
Califica este artículo:

19
PDF

Datos de la publicación


52 Congreso Anual de la SAPD. Comunicaciones orales. Sesión III.


CO-11. MONITORIZACIÓN DE LA ADHERENCIA A LA DIETA SIN GLUTEN MEDIANTE LA DETERMINACIÓN DE PÉPTIDOS INMUNOGÉNICOS DEL GLUTEN (GIP) EN ORINA: CONCORDANCIA CON LA LESIÓN MUCOSA DUODENAL EN LOS PACIENTES CON ENFERMEDAD CELIACA.

GARZON BENAVIDES M1, RUIZ CARNICER A2, Garcia Fernández F1, Bozada García JM1, Argüelles Arias F3, Romero Gómez M1, Sousa Martín C4, Pizarro Moreno A1

1Departamento Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario Regional Virgen del Rocío, Sevilla. 2Departamento Microbiología y Parasitología. Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, Sevilla. 3Departamento Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario Regional Virgen Macarena, Sevilla. 4Laboratorio Microbiología y Parasitología. Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, Sevilla.

Palabras clave: gluten, péptidos inmunogénicos del gluten, celiaquia.

Introducción

Analizar la efectividad de la determinación de GIP en orina para monitorizar la adherencia a la DSG de los pacientes celiacos y demostrar su concordancia con el grado de lesión histológica.

Material y métodos

Estudio prospectivo cuaxiexperimental de evaluación de efectividad de una prueba diagnóstica. Se incluyeron celiacos mayores de 14 años a DSG durante al menos 24 meses de los Hospitales Virgen del Rocío y Macarena. Se recogieron datos clínicos, serológicos, de adherencia a la dieta según cuestionario validado CDAT y determinación de GIP en orina (primera orina de la mañana de sábado, domingo y día de la visita) a la inclusión, 3, 6 y 12 meses. Se realizó biopsia duodenal a la inclusión y a los 12 meses. La determinación de GIP se realizó con Glutentox sticks (Biomedal®, Sevilla, España).

1

Porcentaje de pacientes celiacos a DSG durante al menos 24 meses con persistencia de síntomas, presencia de anticuerpos de EC, detección de GIP en orina, mala adherencia por cuestionario CDAT y lesión histológica avanzada (Marsh II-III) en el momento de la inclusión y en la revisión a 3, 6 y 12 mese

imagenes/CO11-fig1.jpg
2

Porcentaje de pacientes celiacos a DSG durante al menos 24 meses con anticuerpos de EC + y GIP + en cada una de las visitas según evolución histológica desde la inclusión a la revisión de los 12 meses: estabilidad y ausencia de lesión histológica, mejoría histológica o persistencia de atrofia

imagenes/CO11-fig2.jpg
3

Concordancia entre el porcentaje de detección de GIP en orina (total de orinas con GIP positivo/total de determinaciones de orina por paciente en todas las visitas), y el grado de lesión histológica a los 12 meses de seguimiento.

imagenes/CO11-fig3.jpg
1

Comparación de las distintas herramientas de control de adherencia a la DSG como predictores de daño mucoso a los 12 meses de seguimiento en términos de sensibilidad, especificidad, VPP, VPN, RPP y RPN.

imagenes/CO11-tabla1.jpg

Resultados

Desde noviembre 2016 hasta enero 2020 se incluyeron 94 pacientes, mediana de edad 36,5 años (RIC: 20,7-48,2). 64,9% mujeres. A la inclusión el 25,8% (24/93) eran Marsh II-III, 24,5% estaban sintomáticos, 9,6% (9/94) con serología positiva y sólo 2,2% (2/89) no adherentes según cuestionario CDAT. El 52,1% (49/94) eran GIP+. Al final del seguimiento el 12,7% (8/63) eran Marsh II-III, el 27,4% mantenían síntomas, 8,2% serología positiva, 5,3% no adherentes según cuestionario CDAT. Se detectó GIP en orina en el 30,2% (19/63) (Figura 1). No hubo variación en las determinaciones de serología independientemente de la evolución histológica. Hubo mayor porcentaje de pacientes con GIP + en los que persistían con lesión histológica, sin variaciones significativas a lo largo del seguimiento, a diferencia de los pacientes con estabilidad Marsh 0-I (Figura 2). En los pacientes con Marsh II-III a los 12 meses, el porcentaje de detección de GIP en orina fue 37,5% (RIC:20,4%-61,3%), significativamente superior a los pacientes Marsh 0-I, 16,6% (RIC:0%-25%) (p< 0,05) (Figura 3). Se comparó cada una de las herramientas de monitorización de adherencia a la DSG con la lesión histológica a los 12 meses. La sensibilidad de la determinación de GIP fue significativamente superior a la serología (75 vs. 25; p <0,05). El VPN de la determinación de GIP fue 95,5, superior al resto de herramientas (Tabla 1).

Conclusiones

La determinación de GIP en orina permite monitorizar la adherencia a la DSG de forma superior a la sintomatología, la serología y los cuestionarios de adherencia a la DSG. Existe relación entre la determinación de GIP en orina y el grado de lesión histológica.

CO-12. RELEVANCIA CLÍNICA DE LA OBSTRUCCIÓN AL FLUJO DE SALIDA DE LA UNIÓN ESOFAGOGÁSTRICA

LIBRERO JIMÉNEZ M, FERNÁNDEZ CANO MC, ROSA SÁNCHEZ C, RODRÍGUEZ SICILIA MJ, REDONDO CEREZO E

Servicio Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario Regional Virgen de Las Nieves, Granada.

Palabras clave: egjoo, chicago v 4.0, manometría.

Introducción

Con el objetivo de minimizar tratamientos innecesarios y optimizar los resultados, la última Clasificación Chicago v 4.0 recomienda incluir bajo el diagnóstico definitivo de EGJOO (Obstrucción al Flujo de Salida de la Unión Esofagogástrica) exclusivamente a aquellos pacientes que tienen síntomas clínicamente relevantes (incluyendo disfagia y dolor torácico no cardiaco) junto al diagnóstico manométrico de EGJOO y un esofagograma baritado (o un FLIP) alterado. Por ello con este estudio nuestro objetivo fue correlacionar en una muestra de pacientes de nuestro centro la presenta de síntomas compatibles con el diagnóstico manométrico de EGJOO.

Material y métodos

Presentamos un estudio observacional prospectivo de todos los pacientes a los que se le realizó manometría de alta resolución (MAR) en el Hospital Virgen de las Nieves desde su implantación (Octubre 2018 a Febrero 2021). Se reclutó de manera consecutiva un total de 540 pacientes, de los cuales únicamente 147 cumplieron los criterios de diagnóstico manométrico de EGJOO, 43 hombres y 104 mujeres, con una edad media de 54 ± DS 14,7 años. Se comparó entre ambos grupos (presencia vs ausencia de EGJOO manométrico) la presencia de los síntomas considerados significativos (disfagia y dolor torácico), elaborando para ello tablas de contingencia y llevándose a cabo el test de contraste de hipótesis mediante Chi cuadrado.

Resultados

De los 147 pacientes que cumplían los criterios diagnósticos manométricos para EGJOO, 25 tenían además clínica de disfagia y tan solo 4 tenían clínica de dolor torácico. Por lo tanto, del total de nuestra muestra (N = 540), únicamente cumplieron tanto criterios manométricos como clínicos un total de 29 pacientes.

Conclusiones

El análisis de nuestra población pone de manifiesto el valor fundamental que han añadido los nuevos criterios diagnósticos de EGJOO en la Clasificación Chicago v 4.0, en la medida en que permiten identificar de forma más precisa aquellos pacientes en los que el diagnóstico manométrico de EGJOO tiene una significación clínica y, por lo tanto, podrían beneficiarse de medidas terapéuticas específicas. La principal limitación de nuestro estudio es que no se llevó a cabo un esofagograma baritado a todos los pacientes, por lo que la nueva definición incluida en dicha clasificación no estaría al completo en nuestra muestra.

CO-13. EXPERIENCIA EN LA PROFILAXIS DE RECURRENCIA POSTQUIRÚRGICA EN ENFERMEDAD DE CROHN CON USTEKINUMAB

Calvo Bernal MDM1, Lázaro Sáez M1, Tendero Peinado C2, Martín Rodríguez MDM2, Vidal Vilchez B3, Hérnández Martínez A1

1UGC Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Especialidades Torrecárdenas, Almería. 2UGC Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario Regional Virgen de Las Nieves, Granada. 3UGC Aparato Digestivo. Hospital San Cecilio, Granada.

Palabras clave: enfermedad de crohn, recurrencia postquirúrgica, ustekinumab.

Introducción

La recurrencia postquirúrgica (RPQ) es un hecho en la historia natural de los pacientes intervenidos por enfermedad de Crohn (EC). Al primer año de la cirugía la probabilidad de recurrencia es alrededor del 20%, mientras que al quinto año ésta aumenta hasta el 40%. Por ello, es fundamental instaurar un tratamiento profiláctico que retrase su aparición.

Este estudio analiza la eficacia del ustekinumab como profilaxis para la RPQ en la EC.

Material y métodos

Estudio observacional retrospectivo en el que incluimos 24 pacientes, 9 del Hospital Torrecárdenas (Almería), 14 de Virgen de las Nieves (Granada) y 1 de Clínico San Cecilio (Granada), con EC intervenidos de forma curativa en los últimos 4 años que han recibido profilaxis de la RPQ con ustekinumab. Se registraron variables epidemiológicas, clínicas, farmacológicas, analíticas y dependientes de la cirugía.

Tabla 1.

Características descriptivas de los pacientes en tratamiento profiláctico con ustekinumab en comparación con aquellos que presentaron recurrencia postquirúrgica.

imagenes/CO13-tabla1.jpg
Tabla 2.

Forma de presentación de la recurrencia postquirúrgica en los pacientes de este estudio.

imagenes/CO13-tabla2.jpg
Figura 1.

Porcentaje de pacientes en tratamiento profiláctico con ustekinumab que presentaron recurrencia postquirúrgica.

imagenes/CO13-fig1.jpg

Resultados

La edad media fue 43 años, siendo el 67% mujeres, con una media de 14 años de evolución de la enfermedad. El 42% asociaban manifestaciones extraintestinales y el 33% enfermedad perianal. El 42% presentaba un patrón ileal y estenosante y el 46%, ileocólica y fistulizante. La mayor parte (63%) solo se habían intervenido en una ocasión y la vía más frecuente fue por laparotomía.

Ninguno de los pacientes era naïve a biológicos. 17 (71%) había recibido previamente azatioprina,13 (54%) infliximab, 24(100%) adalimumab, 13 (54%) 2 antiTNF, 17 (71%) 1 o más antiTNF con azatioprina, 2 (8%) antiTNF con vedolizumab, 2 (8%) vedolizumab.

El 75% recibió dosis de inducción con ustekinumab para la profilaxis. La periodicidad de administración del tratamiento con ustekinumab fue cada 8 semanas en el 79% de los pacientes. La duración media del tratamiento fue 23 meses.

9 (38%) pacientes han presentado RPQ, 3 de ellos identificada mediante ileocolonoscopia y 6 morfológica. En todos los pacientes que han presentado RPQ se ha optimizado el tratamiento encontrándose actualmente 7 en tratamiento con ustekinumab.

No se identificaron diferencias en los factores asociados a la recurrencia habitualmente (localización ileal, patrón estenosante o fistulizante) entre aquellos pacientes con RPQ frente a los que continúan libres de enfermedad.

Conclusiones

En nuestro estudio, tras dos años profilaxis con ustekinumab, el 62% de los pacientes ha continuado libre de enfermedad. Ustekinumab ha demostrado ser eficaz para la profilaxis de la RPQ en pacientes refractarios a múltiples terapias además de conseguir respuesta clínica en aquellos que llegan a presentar la recurrencia con optimización del tratamiento, con un perfil de seguridad excelente.

CO-14. EVALUACIÓN DE LA CAPACIDAD DIAGNÓSTICA DE FIBROSIS Y CUANTIFICACIÓN DE ESTEATOSIS HEPÁTICA MEDIANTE RM EN PACIENTES CON ESTEATOSIS HEPÁTICA METABÓLICA (EHMET)

Lara Romero C1, Jiaxu L1, Castell J2, Fernández I3, Montero-Vallejo R4, Ampuero Herrojo J1, Romero-Gómez M1

1UGC Aparato Digestivo. Hospitales Universitarios Virgen Macarena - Virgen del Rocío, Sevilla. 2UGC Radiodiagnóstico. Hospitales Universitarios Virgen Macarena - Virgen del Rocío, Sevilla. 3Grupo Fisica Interdisciplinar. Universidad de Sevilla, Sevilla. 4Departamento Aparato Digestivo. Universidad de Sevilla, Sevilla.

Palabras clave: resonancia magnética, fibrosis, esteatosis.

Introducción

Evaluar la capacidad diagnostica de la resonancia magnética en el estadiaje de la fibrosis hepática mediante elastografía, asi como la cuantificación de esteatosis gracias al PDFF (proton density fat fraction) en pacientes con esteatosis hepática metabólica (EHmet) confirmada histológicamente.

Material y métodos

Se incluyeron 54 pacientes de forma prospectiva. La elastografía por RM se correlacionó con el grado de fibrosis, esteatosis y/o inflamación determinados en la biopsia hepática. Se analizaron las curvas ROC y la capacidad diagnóstica de la elastografía por RM asi como de la cuantificación de grasa por PDFF. Se utilizó el coeficiente de correlación de Spearman para identificar factores de confusión de la elastografía por RM, es decir, para evaluar la concordancia entre la RM y los hallazgos histopatológicos.

Curvas ROC para los distintos grados de fibrosis

Curvas ROC para los distintos grados de fibrosis.

imagenes/CO14-fig1.png
Tabla de factores confusores

Resultados de los factores confusores que resultaron estadísticamente significativos en aquellos pacientes en los que había discordancia entre los resultados de la RM y la histología.

imagenes/CO14-tab1.jpg

Resultados

El área bajo la curva(AUROC) de la RM para discriminar la fibrosis significativa(≥F2) fue 0,891(P<0,001)con un punto de corte de 3,37Kpa. El AUROC para la fibrosis avanzada (≥F3) fue 0,904(P < 0,001) con un punto de corte de 3,54Kpa. Los factores que resultaron estadísticamente significativos en aquellos pacientes en los que había discordancia entre la RM y la fibrosis histológica fueron el grado de inflamación (r=-0,456, p=0,001), AST (r=-0,467, p=0,001) y ALT (r=-0,396, p=0,008). La media de la cuantificación de grasa por PDFF fue de 9,7% para pacientes con S1 y 16,6% en pacientes con esteatosis moderada(≥-S2).

Conclusiones

La elastografía por RM es un método no invasivo excelente para detectar y estadiar la fibrosis hepática en pacientes con EHmet, permitiendo discriminar la fibrosis significativa y la fibrosis avanzada, asi como cuantificar la esteatosis mediante PDFF. El grado de inflamación tanto histológica como bioquímica puede afectar a la precisión diagnóstica de la RM en el estadiaje de la fibrosis hepática en pacientes con EHmet.

CO-15. PSEUDOPÓLIPOS INFLAMATORIOS EN PACIENTES CON ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL: CORRELACIÓN ENTRE HALLAZGOS MACROSCÓPICOS Y MICROSCÓPICOS Y CLASIFICACIÓN HISTOLÓGICA

Barranco Castro D1, Gutiérrez Domingo A2, Argüelles Arias F1, Castro Laria L1, Sáez Díaz A3, Caunedo Álvarez A1

1UGC Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario Regional Virgen Macarena, Sevilla. 2UGC Anatomía Patológica. Complejo Hospitalario Regional Virgen Macarena, Sevilla. 3UGC Matemática aplicada y estadística. Complejo Hospitalario Regional Virgen Macarena, Sevilla.

Palabras clave: pseudopólipos inflamatorios, enfermedad inflamatoria intestinal, anatomía patológica.

Introducción

Los pseudopólipos inflamatorios (PPII) son lesiones inflamatorias no neoplásicas que aparecen como consecuencia de los repetidos ciclos de inflamación y regeneración del epitelio colónico ulcerado. Existen pocos estudios que analicen este tipo de lesiones, incluyendo sus características endoscópicas y anatomopatológicas.

Los objetivos de este estudio son conocer el grado de correlación entre los hallazgos microscópicos de PPII y macroscópicos durante la colonoscopia, así como realizar una clasificación histológica de estas lesiones.

Material y métodos

Estudio observacional retrospectivo de pacientes mayores de 18 años con EII y hallazgos de PPII confirmados histológicamente en las colonoscopias realizadas entre enero 2018 y junio 2021 en el Hospital Universitario Virgen Macarena.

Se revisaron las muestras histológicas para llevar a cabo una clasificación anatomopatológica de los PPII en pseudopólipos verdaderos, pólipos inflamatorios, pseudopólipos postinflamtorios y pólipos CAP-inflamatorios (Figura 1, 2 y 3). Desde el punto de vista macroscópico se clasificó la lesión según la descripción del endoscopista en PPII (Figura 4), adenoma u otra lesión.

Además, se analizaron variables epidemiológicas, endoscópicas, histológicas y clínicas presentes en el momento de realización de la colonoscopia.

Figura 1

Pseudopólipo verdadero: en esta imagen podemos apreciar una mucosa relativamente intacta o edematosa, representando remanentes mucosos entre zonas de ulceración (HE,2x).

imagenes/CO15-fig1.jpg
Figura 2

Pólipo inflamatorio: en la parte izquierda de la imagen podemos observar un tejido de granulación compacto, no epitelializado y en la parte derecha apreciamos mucosa colónica infiltrada por un proceso inflamatorio de carácter mixto con cambios reparativos y ulceración focal (HE,4x).

imagenes/CO15-fig2.jpg
Figura 3

Pólipo post-inflamatorio: podemos observar un pólipo con una ligera hiperplasia epitelial, de muscular de la mucosa y del tejido fibrovascular. (HE,2x).

imagenes/CO15-fig3.jpg
Figura 4

Imagen de colonoscopia en paciente con colitis ulcerosa y presencia de numerosos pseudopólipos inflamatorios con exudado fibrinoso localizados en sigma.

imagenes/CO15-fig4.jpg
Tabla 1

Características fenotípicas según la clasificación de Montreal de los pacientes incluidos en el estudio.

imagenes/CO15-tab1.jpg
Figura 5

Localización de los pseudopólipos inflamatorios a lo largo del colon en los pacientes incluidos en el estudio.

imagenes/CO15-fig5.png
Figura 6

Clasificación histológica de los pseudopólipos inflamatorios estudiados en los pacientes incluidos en el estudio.

imagenes/CO15-fig6.png

Resultados

Se incluyeron un total de 77 colonoscopias pertenecientes a 65 pacientes diferentes, con una edad media de 45.9±15.6 años, siendo el 64,9% (50) hombres. Un 64,9% (50) de las exploraciones se realizaron en pacientes con colitis ulcerosa (CU), el 31,2% (24) en pacientes con enfermedad de Crohn y un 3,9% (3) en enfermos con colitis indeterminada. Las características fenotípicas de los pacientes según la clasificación de Montreal se recogen en la tabla 1.

La mayoría de PPII se localizaban en colon izquierdo (42,9%), seguido de recto (41,6%), colon derecho (7,8%), colon transverso (6,5%) y la totalidad del colon (1,3%) (Figura 1). El número medio de PPII en las exploraciones fue de 4,9±5,9. Histológicamente, el 11,24% eran pseudopólipos verdaderos, el 46,07% pólipos inflamatorios, el 11,24% pólipos postinflamatorios, el 1,12% CAP-pólipos y el 30.34% de los PPII presentaban características mixtas (Figura 2).

En el 72,7% (56) de los casos el endoscopista identificó correctamente la lesión polipoidea como PPII, frente a un 27,3% de los casos en los que no se caracterizó la lesión o se describió erróneamente como adenoma u otra lesión (pólipo hiperplásico, lipoma, lesión subepitelial).

Conclusiones

Los PPII son más frecuentes en la CU, siendo su localización predominante el colon izquierdo. El subtipo histológico más frecuente son los denominados pólipos inflamatorios.

En un 72,7% de los casos, el endoscopista identifica correctamente estas lesiones.