SAPD
Sociedad Andaluza
de Patología Digestiva

Iniciar sesión


Tanto si ha olvidado su contraseña, como si se ha bloqueado por intentos erróneos de conexión deberá:

solicitar nueva contraseña

Buscar en la RAPD Online

Síguenos en las Redes Sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn


RAPD 2017
VOL 40
N3 Mayo - Junio 2017

Descargar número completo
Califica este artículo:

111
PDF

Datos de la publicación


Perforación esofágica secundaria a sonda nasogástrica

Esophageal perforation caused by the use of nasogastric tubes


Resumen

La perforación esofágica es una complicación conocida, grave y poco frecuente secundaria al uso de sonda nasogástrica.

Palabras clave: perforación de esófago, sonda nasogástrica.

Abstract

Esophageal perforation is a well-known, severe and rare complication caused by the use of nasogastric tubes.

Keywords: esophageal perforation, nasogastric tube.


CORRESPONDENCIA

Antonio Caballero Muñoz

Hospital Virgen de las Nieves

Avda. de las Fuerzas Armadas, 2

18014 Granada

ogy1492@hotmail.com

Caso clínico

Se presenta el caso de una paciente de 88 años con antecedentes de accidentes cerebrovasculares varios, histerectomizada, demencia multifactorial y dependiente para las actividades básicas vitales. Acude a urgencias con cuadro de varios días de evolución de dolor, distensión abdominal, náuseas y vómitos de color marrón oscuro. Presenta deposiciones diarias, sin estar estreñida en los últimos días. En la radiografía abdominal no se aprecia dilatación de asas. Ante la sospecha de cuadro suboclusivo se ingresa en planta con sonda nasogástrica y tratamiento de mantenimiento. A pesar del débito de 600 cc diarios a través de la sonda, la paciente no mejora y comienza a aparecer fiebre >38ºC. En la exploración se observa taquipnea y crepitantes en base derecha que previamente no existían. Se realiza TC toracoabdominal que informa sobre hallazgos compatibles con perforación esofágica por sonda nasogástrica con la existencia de neumomediastino e hidroneumotórax. El extremo de la sonda nasogástrica se encuentra alojado en cavidad pleural derecha por perforación esofágica. Ante la complicada situación de la paciente, se deciden tomar medidas conservadoras y de confort hasta que finalmente fallece a los 5 días.

La colocación de sonda nasogástrica es una técnica utilizada frecuentemente para la administración de fluidos o disminuir la presión gástrica. La localización de la sonda una vez colocada debe ser controlada mediante una radiografía simple de abdomen. Se estima que aproximadamente el 75% de las perforaciones esofágicas son de origen iatrogénico[1]. La mayor parte de las perforaciones ocurren a nivel torácico, en cara posterior y a través del músculo cricofaríngeo, donde existe una disminución del espesor de la pared por ausencia de musculatura longitudinal y de capa serosa. La mortalidad varía entre un 15% y un 30%, si bien la cirugía urgente puede disminuir estas cifras hasta un 10%[2].

Figura 1

Imagen de TC donde se observa neuromediastino.

imagenes/imagen1_fig1.jpg

La cirugía constituye el tratamiento principal de la perforación, sin embargo actualmente se acepta una actitud expectante aquellos casos en los que no se demuestre una perforación total, ante la ausencia de signos y síntomas de sepsis sistémica, pacientes en los que la perforación esté bien contenida, que no tengan obstrucción distal o una enfermedad esofágica maligna y que la perforación no sea abdominal[3].

Figura 2

Extremo distal de la sonda a nivel de cavidad pleural.

imagenes/imagen1_fig2.jpg

Bibliografía

1 

Muir AD, White J, McGuigan JA, McManus KG,Graham AN: Treatment and outcomes of oesophageal perforation in a tertiary referral centre. Eur J Cardiothorac Surg 2003; 23:799-804; discussion 804.

2 

Kollmar O, Lindemann W, Richter S, Steffen I, Pistorius G, Schilling MK. Boerhaave's Syndrome: Primary Repair vs. Esophageal Resection-Case Reports and Meta-Analysis of the Literature. J Gastrointest Surg 2003; 7: 726-34.

3 

Vogel S.B. y colab.: Esophageal perforation in adults: aggressive, conservative treatment lowers morbidity and morta- lity. Ann Surg. 2005; 241: 1016-1021.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Para añadir un comentario al manuscrito, rellene los campos siguientes. Si es miembro de la SAPD, su comentario aparecerá al instante. Si no es miembro SAPD, su comentario quedará pendiente de validación por el administrador.

Máximo 500 caracteres


Comentarios